Con tecnología de Blogger.

Search Bar

Social Media

Text Space

A journal and other stories

"And I frequently wake up looking beautiful, ashen, with sultry, rose lips."
― Miss Droeven

Jane Eyre

Jane Austen, 608 páginas, Penguin Clásicos  

   
Jane es una niña huérfana que se ha educado en un orfanato miserable. Sin embargo, pese a todas las adversidades que la vida ha dispuesto en su camino, su inteligencia y su afán por aprender consiguen apartarla del mundo de su gris infancia, y logra establecerse como institutriz. Mientras trata de cuidar y educar a la joven Adèle, Jane empezará a trabar una estrecha relación con Edward Rochester, el padre de la pupila. Pero su amor se verá enturbiado al descubrir que su mujer, demente, vive todavía encerrada en una habitación de la casa.

 
Esta es una de esas obras clásicas de la literatura inglesa imperdibles que tenemos que leer y disfrutar en algún momento de nuestra vida. Fue escrita por Charlotte Brontë en 1847 bajo el pseudónimo de Currer Bell estando títulada en un principio como Jane Eyre: una autobiografía pero la autora permaneció en el anonimato hasta tiempo después de su publicación por su condición de mujer. En un principio estuvo atribuída al afamado escritor William Makepeace Thackeray, debido a que era un gran defensor de esta obra y como agradecimiento, Charlotte le dedicó la segunda edición de esta novela

La obra se volvió tan popular que catapultó a Charlotte como una de las mejores novelistas del género romántico y que hasta la fecha lo sigue siendo. Esta novela es considerada como una de las primeras novelas feminista y como una autobiografía  puesto que Charlotte sostuvo un amorío secreto con Constantin Heger, un profesor belga.

La historia inicia siendo narrada por Jane, niña huérfana de 10 años que crece sin amor y que constantemente está expuesta al maltrato y a la humillación por parte de la sra. Reed, una tía política ya que para la mujer al no ser Jane hija suya no era más que una carga. La niña pronto comenzará a rebelarse contra su tía y a cuestionarle la manera en que la trata por lo que es enviada a Lowood, una escuela para niñas huérfanas donde llega a pasar ocho años, seis como estudiante y dos como maestra. Un día decide empezar a trabajar como institutriz privada por lo que publica un anuncio en el periódico y su propuesta llega a ser aceptada por la sra. Fairfax una ama de llaves quien le ofrece trabajo en Thornfield Hall para educar a la hija del dueño de la mansión, Edward Rochester quien sólo visita la propiedad de vez en cuando. Poco a poco surgirá el romance entre ambos, pero Edward tiene un misterioso secreto en esa mansión, tiene recluida a su demente esposa en una habitación.

Me gustó mucho esta novela porque además de tener drama y romance tenía un toque de misterio gótico. Sin duda alguna Jane es un personaje muy bueno y bastante evolucionado para la época en la que se ambienta, era una mujer fuerte e independiente, tenía autonomía, se respetaba así misma e inclusive tiene fuertes convicciones religiosas (la novela entera es así) a las que defiende con integridad, pero cuando había algo que no le agradaba de la iglesia lo criticaba defendiendo sus puntos de vista y su postura.

Algo más que me gustó fue la manera en la que la autora nos describe el ambiente y los paisajes, el desarrollo del romance y los diálogos que mantenía con el sr. Rochester. Para algunas personas la prosa puede ser un poquito complicada de leer, sobretodo si está escrita en inglés por las palabras sintácticamente complejas que se utilizaban en esa época. Espero que todos puedan leer y disfrutar de esta maravillosa obra.

LEER MÁS
Pin ThisShare on Tumblr

Carta a mi yo de 15 años


 "I wish I were a girl again, half-savage and hardy, and free."  ― Wuthering Heights by Emily Brontë.

Un día cumplirás los 30 años y pensar en ello suena tan lejano en este momento que es difícil de imaginarlo, ¿verdad?.

Para ese entonces habrás aprendido más de lo que crees y honestamente el futuro no es como lo has soñado porque todo ha llegado a ti de manera espontánea y créeme querida que las cosas buenas que llegan de esa forma son las mejores. Ahora crees que tu adolescencia es eterna, porque lo único en lo que te enfocas son en los estudios. Todos los días te parece que el tiempo pasa lento, pero al llegar a la adultez sabrás apreciar esta etapa que viviste, porque cada instante sin importar lo que hagas formará parte de tu memoria, de tu vida.

Tener 30 años es mejor de lo que te imaginas. Cuando llegues a los 25 años dejarás de preocuparte por cosas pequeñas y no podrás creer lo que habrás logrado. Algunas cosas aún están por realizarse, te lo dejo como un misterio para que descubras tú misma, pero no temas querida, lo lograrás, todo a su debido tiempo.

Acerca del amor, amarás con intensidad la vida, los instantes que pasas, a tus amigos —tendrás más de los que imaginas—, a tu familia, a tu trabajo, el amor por el arte, las culturas, las letras, los libros, los gatos, la naturaleza, a ti misma. Primero deberás apreciar todo lo que te rodea, antes de que encuentres a alguien, en un principio pensarás haberlo encontrado, pero no es así, tienes que ser muy paciente.

Tu ventaja de envejecer es que la gente te preguntará tu edad y al responder se sorprenderán, te dirán que es imposible, porque luces muy joven y harán que te sonrojes al mismo tiempo de que vuelves a confirmarles la edad que tienes.

Y los estudios...
Puedes pensar que algunas asignaturas son realmente difíciles, que no podrás, pero a fin de cuentas completaras tus estudios, te formarás en una carrera pero debido a tu creatividad te dedicarás por tu propia cuenta. ¡Serás exitosa en ello!

Tu vida es brillante, llena de ilusiones y esperanzas. Nunca pases un segundo de tu vida lamentándote, eso es irritante, hay cosas mejores por las cuales enfocarse, como nuevos sueños y aventuras que estarás a punto de vivir. Cada vez que mires hacia atrás no te fijes en todo lo malo que has pasado, lo más importante son los logros, las alegrías, los privilegios. Al volverte una mujer adulta tendrás muchas responsabilidades pero no será algo sombrío como piensas mientras eres una adolescente, porque durante esos años tienes el temor de que ser adulta es algo complicado, difícil, que es mejor seguir siendo una niña para evitar un sin fin de responsabilidades. Pero vamos querida, deja tus miedos a un lado, deja de preguntarte lo que pasará y simplemente vive y experimenta tu vida.

Admirarás a muchas personas que marcarán tu vida de diferentes maneras, algunos de ellos los verás como mentores que te harán sentirte muy agradecida por aprender muchas cosas y tenerlos en tu vida. Tendrás amigos de diferentes edades, muchos más jovenes que tú a quienes aconsejarás sabiamente haciendo que estas personas tambien te vean como una mentora. Los animarás cuando se sientan mal haciéndoles ver el lado positivo de la vida, que no deben dejarse vencer.

No debo negar que tendrás momentos en los que sentirás que te romperás en mil pedazos. Te desanimarán, te romperán el corazón, perderás a seres queridos. Cometerás errores, sin duda cometerás muchos errores, llegarás a sentirte completamente perdida, pero pase lo que pase te tienes a ti misma, a tus familiares y amigos que te apoyarán y estarán para darte un abrazo en los momentos más difíciles que no deseas que te ocurran pero tienen que pasar porque así es la vida, con obstáculos por superar y de errores de los cuales tienes que aprender. El cariño, el apoyo y el afecto serán tus aliados y te liberarás de todo lo malo que suceda y seguirás hacia adelante y no dejarás que te afecte. A pesar de todo ello, no tendrás miedo de otras cosas que puedan llegar a suceder, seguirás siendo muy positiva. Lo mejor de ello es que estás viva.

En los buenos momentos, ríe, disfruta todo lo que pase. Tener 30 años es igual de maravilloso que tener 20, quizá es mucho mejor. Tu curiosidad, amor por la vida, creatividad y buen sentido del humor permanecerán intactos.

Al mirar hacia tras notarás la luz y la felicidad que les has dado a todas esas personas. A ti misma. Te sentirás orgullosa por todo, por cada meta realizada, por cada obstáculo superado, por cada momento inolvidable que permanecerá en tu memoria.

A los 30 te sentarás en tu cama, recordarás estas palabras y te darás cuenta que la vida es mejor de lo que piensas.

xx

LEER MÁS
Pin ThisShare on Tumblr
 

Dans le Serein© Theme by Blog Milk